ARTÍCULOS

 

Caracas, Febrero 2018

Vulnerabilidad Socio-ecológica al cambio climático

Construcción de un marco metodológico con las comunidades orientado hacia la planificación para la Adaptación

photo

Estimación participativa de la resiliencia y vulnerabilidad comunitarias ante la crisis climática. Una experiencia para la adaptación transformadora en San José de Galipán, VenezuelaVer más.

 

 

 

Caracas, Septiembre 2013

Estudio Multidiciplinario de la Palometa Peluda Hylesia metabus

JosÉ V. HernÁndez E, Frances Osborn y Jesus Eloy Conde

photo

A finales de 2004 y a principios de 2011 los habitantes de la península de Paria de estado Sucre sintieron nuevamente el azote de una plaga: Hylesia metabus, comúnmente conocida como palometa peluda...Ver más.

 

 

Sartenejas, 26 de marzo de 2018, IDEA. Ministerio. En el mundo actual, el mundo de la información y la tecnología, la libertad cobra un nuevo cariz: el de la privacidad y la seguridad de la identidad y la información. La revolución del protocolo Blockchain se basa precisamente en estos principios y es, en definitiva, la segunda generación del Internet. Como una gran paradoja, el protocolo Blockchain fue creado por Satoshi Nakamoto. De él nada se sabe. Muchos han dicho ser él, otros piensan que no es una persona sino un grupo de personas. Pero el protocolo que se crea bajo este nombre está basado en la confiabilidad que le otorgamos y con ello se está a punto de reconfigurar la economía a nivel planetario y la esencia misma de la vida. Esta confianza es intrínseca y no depende de individualidades. El intercambio se basa en la integridad, en la honradez y la transparencia de la acción. Esta integridad, por su parte, radica en la utilización de códigos inteligentes y no en la actitud de los individuos. Es por ello que el poder se distribuye entre iguales y ninguna parte puede apagar el sistema y cualquier ser humano puede acceder al sistema. No hay terceros que controlen todas las acciones y las transacciones se difuminan por toda la red, no se almacenan en ningún banco de datos central.

Por otro lado, está la seguridad: todas las transacciones están en la red, garantizando confidencialidad y autenticidad. La privacidad es el otro “nodo” circunstancial de acción del protocolo Blockchain. Es por ello que no se requiere ningún requisito de identidad ni guardar datos relacionados con los participantes. Esto es aun difícil de entender en sociedades como la nuestra. Con el protocolo ideado por Satoshi se puede elegir el nivel de privacidad para interactuar con los demás usuarios, sin auditorías ni registro. No hay cabida para la vigilancia centralizada. Es un nuevo nivel de libertad alcanzado que lesiona poderosos intereses. Esta es sin duda la verdadera y real “amenaza extraordinaria” contra el sistema financiero subordinado a los intereses de los EE.UU.


¿Es previsible que sea #ElPetro el próximo blanco de las amenazas y la envalentonada ambición imperial? ¡Claro que sí! Es más, las sanciones que fueron anunciadas la semana pasada contra nuestra criptomoneda son un globo de ensayo y tanto el Ejecutivo como el Departamento de Estado norteamericano lo saben. Buscan, a través de las destempladas e irracionales medidas, tener un patrón de acción sobre otras criptodivisas y, más aún, se quiere ver la reacción internacional. Existen varios condicionantes que hacen de estas medidas punitivas un saludo a la bandera, por el simple hecho de que por concepto de ICO de criptomonedas el año pasado se movieron alrededor de 4 mil millones de dólares. Pero lo más interesante es la imposibilidad técnica de las instituciones financieras norteamericanas de poner limitaciones a las transacciones del “bloque de cadenas”. La única limitación que pudiese ser “real” sería aplicando reglamentaciones a las “exchange” (casas de cambio), pero como se sabe ya existen sitios web de intercambio de criptodivisas entre personas sin la intermediación de terceros. Como se ve, más sal y agua. El desarrollar estas iniciativas descentralizadas de depósito, intercambio y retiro deja sin efecto cualquier acción imperialista y descabellada del inestable Mr. Trump. ¡Es imposible restringir acciones y transacciones que no se pueden rastrear! Esta acción contra #ElPetro es algo total y absolutamente contraproducente para el ya debilitado poder neocolonial de los EE. UU. Este ataque contra Venezuela y su pueblo deja al descubierto que ya las sanciones punitivas de coerción pierden eficacia y sentido. Cualquier ciudadano norteamericano puede comprar #Petros sin necesidad de usar el sistema bancario de su país. Lo único que tal vez presente una limitante teórica sería el alcance territorial de la medida, pero solo en teoría. Como se ve, nuevamente se equivoca el imperio y nuevamente Mr. Trump deja al descubierto la más insolente, descarada y grose

Compartir